En el marco de un proyecto multidisciplinario se aplicará el sistema UMA para construir 10 viviendas en la ciudad de Villa Constitución en la Provincia de Santa Fe.

Con el objetivo de dar respuesta a la problemática habitacional y generar fuentes de empleos locales en la ciudad santafesina de Villa Constitución, surge el programa de mejoramiento e integración urbana del hábitat popular.

La propuesta, impulsada por la Universidad Nacional de Rafaela (UNRaF), la Municipalidad de Villa Constitución y el Gobierno de la Provincia de Santa Fe, a través de la Secretaría de Hábitat, Urbanismo y Vivienda prevé la construcción de 10 viviendas con el sistema UMA desarrollado por el Centro Experimental de la Vivienda Económica (CEVE-CONICET-AVE).

“El UMA permite que cualquier persona que no sea del rubro de la construcción pueda participar del proceso. Los sistemas constructivos del CEVE trabajan con esa lógica. Es decir, no trabajamos nada más con gente que sabe del oficio sino también con gente que no lo sabe y que lo va a aprender durante la construcción de la vivienda. Ese es un valor agregado”, señala Alberto Floreano, profesional principal del CEVE y uno de los responsables del proceso de transferencia tecnológica.

El proyecto, que comenzó a fines de 2020, busca diseñar e impulsar un programa de mejoramiento e integración urbana del hábitat popular en esa localidad ubicada en la costa del río Paraná. Sus principales premisas son: calidad urbana, generación de empleo, puesta en valor de actividades productivas y regeneración ambiental.

A partir de esta intervención, la provincia de Santa Fe financiará la construcción de las primeras 10 viviendas localizadas en los barrios de 9 de Julio, San Cayetano y Santa Rita de dicha ciudad. En su primera etapa, los diversos actores que intervienen en esta iniciativa seleccionaron el sistema constructivo y consensuaron las tipologías de las unidades habitacionales.

Desde octubre de este año el área de Sistemas y Componentes Constructivos del CEVE realiza encuentros para capacitar a tomadores de decisiones y llevar adelante diversas tareas de transferencia tecnológica con cooperativas locales que participan del programa.

“La capacitación que viene es cuando le enseñamos a las cooperativas a fabricar la estructura. Nosotros les damos todos los planos para hacer la estructura y previamente a eso organizamos la planta o del taller de producción”, cuenta el arquitecto y agrega que la intervención también contempla la participación de las familias que habitarán las viviendas.

La búsqueda de la integración socio-urbana de los barrios identificados en Registro Nacional de Barrios Populares y la mejorar las condiciones sanitarias de los asentamientos más vulnerables de la ciudad santafesina es el principal impulso de esta iniciativa.

¿Por qué el sistema UMA?

Una de las razones para elegir el sistema UMA en este proyecto está vinculada con la actividad metalúrgica que tiene Villa Constitución y la disponibilidad de mano de obra para crear las estructuras.
“Cuando presentás una tecnología evaluás algunos puntos. Por ejemplo, que los principales materiales -en este caso el hierro- estén en el lugar y que haya mano de obra especializada para trabajar la estructura. Esto hay en Villa Constitución, son talleres metalúrgicos que con la pandemia estaban paralizados y ahora con este proyecto se reestructuran para hacer viviendas”, dice Floreano.

El Sistema UMA requiere de una estructura de hierro compuesta de columnas y vigas que son desarrollados en fábrica y una vez en terreno pueden montarse de manera rápida y sencilla mediante el uso de cabezales o nudos matrizados.

A esta estructura se le añade la fundación que cumple la función de base y se dejan previstos el canal sanitario y los ingresos de agua, luz y gas. El sistema permite, además, que las paredes puedan completarse con materiales existentes en el lugar, como ladrillos de barro cocido, cerámicos o bloques de cemento.

Las viviendas, que esperan estar listas en 2022, también incorporarán en su construcción materiales reciclables, tecnología sustentable y uso de energías renovables.

Por Daniela López