La producción y la transferencia de tecnologías constructivas, sociales y de gestión, es uno de los objetivos principales del CEVE y una de las actividades que se impulsa desde su creación. Estos procesos que incluyen diversas instancias de capacitaciones y asistencia técnica suelen encontrar su continuidad en proyectos locales como el que hoy desarrolla la Municipalidad de Estación Juárez Celman, en el departamento Colón de la provincia de Córdoba. 

Durante los meses de septiembre y noviembre de 2021 la oficina de empleo de Estación Juárez Celman y la Universidad Popular desarrollaron el curso presencial de «Reciclaje y construcción: ladrillos de PET triturado», una tecnología transferida en 2019 en el marco del proyecto de capacitación y producción de componentes constructivos para el área norte de la zona metropolitana de Córdoba.

“Fue uno de los primeros cursos que se hicieron de manera presencial y aunque el espacio es amplio tuvimos todos los cuidados de salud y egresaron 21 personas”, señaló Martín Álvarez, secretario de Desarrollo Ciudadano del municipio, y comentó que el 80% de las asistentes fueron mujeres.

El curso compartió herramientas que podrían tener un impacto en aspectos sociales, económicos y ambientales en la comunidad. Además, la iniciativa se enmarca en un proyecto más amplio que tiene el municipio y que, justamente, apunta a impulsar iniciativas sostenibles.

“Para nosotros es sumamente importante la sostenibilidad y el CEVE ha sido un actor relevante, tal vez quién nos gestó para adentrarnos en este mundo”, comentó Myriam Prunotto, intendenta de Estación Juárez Celman. Quien remarcó que el desafío está en potenciar una cultura con conciencia ambiental, donde el cuidado del entorno también sea parte de la responsabilidad de las personas que viven en el lugar.

El proceso de transferencia se realizó en el marco de un proyecto que contó con el financiamiento del Consejo Federal de Ciencia y Tecnología (COFECyT), que involucró a funcionarios y técnicos de Juárez Celman y de otros municipios de la zona norte del área metropolitana de Córdoba. 

El mismo se enfocó en la producción de componentes constructivos como la fabricación de ventanas de hormigón, placas y viguetas de techo y  ladrillos elaborados en base a PET reciclado proveniente de botellas de gaseosas.

“La capacitación se hizo en el CEVE con los técnicos y arquitectos porque ahí estaban, y con todos los elementos materiales para generar esa transferencia”, cuenta Mónica Minoldo, profesional principal del CEVE y directora del proyecto.

En cuanto a la aplicación de esas tecnologías en los municipios, Minoldo señala que es importante entender los tiempos y la organización de los diferentes equipos de trabajo. “Muchas veces los municipios tienen capacidades que las van renovando y en este punto tiene mucho que ver la gente que trabaja en las iniciativas y que van empujando cada uno de los proyectos”.

“Nos sorprendió gratamente al ver todo lo que comenzaron a hacer, aún con las limitaciones generadas por la pandemia", comentó la arquitecta en relación a la reciente formación que se brindó esta localidad.