Para hacer frente a las altas temperaturas en época de verano y mejorar el confort habitacional existen diversas estratégias bioclimáticas que las personas pueden poner en práctica.

El Área de Diseño Bioclimático del Centro Experimental de la Vivienda Económica estudia las características térmicas, energéticas y lumínicas de viviendas y edificaciones y promueve el uso eficiente de recursos en las mismas, así como de los sistemas y componentes constructivos.

Ante la ola de calor, su equipo de I+D comparte algunas recomendaciones para generar usos eficientes de recursos como la energía y cuidar la calidad de vida de la población.

  • Cuando la situación lo permite regar patios durante las últimas horas de la tarde para propiciar el enfriamiento por evaporación. 

  • Generar una ventilación selectiva evitando ventilar en los momentos de horas de altas temperaturas.

  • Abrir puertas y ventanas opuestas para propiciar una ventilación cruzada. 

  • Evitar que el rayo de sol entre a la vivienda con cortinas, media sombra, persianas, aleros, galerías, parasoles.

  • Si en la vivienda cuenta con aire acondicionado revisar el funcionamiento al inicio de la temporada de verano para garantizar un correcto funcionamiento.

  • Utilizar el aire acondicionado en 24°C en aquellos espacios que se estén ocupando.

  • Apagar el aire acondicionado tan pronto como el clima lo permita  y utilizar la ventilación natural.

Algunas otras medidas son utilizar ropa liviana y clara, incorporar duchas de agua tibia o fría y mantener una correcta hidratación. Además, se recomienda cocinar de noche los alimentos y evitar el uso del horno o cocciones prolongadas en la vivienda.